Ejercicios para dilatar – ¿ayudan?

Las mujeres embarazadas pueden permanecer activas durante esos 9 meses de larga espera. Los ejercicios para dilatar son considerados una panacea para las mujeres embarazadas, los ejercicios para embarazadas alivian las molestias asociadas a su estado tales como:

  • Hinchazón
  • Fatiga
  • Estreñimiento
  • Dolores de espalda

Si sufrís ansiedad o problemas con el túnel carpiano o artrosis de rodilla podéis informaros aquí, en este blog.

ejercicios para dilatar

También ayuda a mejorar el estado de ánimo, la resistencia y la fuerza del cuerpo, lo que es de gran ayuda a la hora de dar a luz. Sin embargo, existen algunas prohibiciones durante el embarazo para preservar su seguridad.

Los ejercicios para dilatar que venden como dilatadores del cuello uterino no son más que mitos. El más utilizado, sin embargo, como uno de los mejores ejercicios para dilatar, es el siguiente:

  • Caminar: No induce realmente el parto ni ayuda en la dilatación del cuello uterino, su único beneficio real es calmar la ansiedad de la futura madre. Pero, puede acerar el parto una vez éste a iniciado. Según William Camann, doctor director de Anestesia Obstétrica del Hospital Brigham y de la Mujer en la Escuela de Medicina de Harvard, aquellas embarazadas que caminan y se mantienen activas durante el parto, logran facilitar y acelerar el proceso de dar a luz.

Esto es sin embargo, como la famosa paradoja de la gallina y el huevo, porque no se sabe si caminar facilita el parto o el parto facilita el caminar, al ser una actividad sencilla.

Puede probar por usted misma, si su médico se lo permite, caminar durante el parto para evaluar los beneficios.

Complicaciones a la hora de realizar ejercicios para dilatar

Algunas mujeres deben limitar su actividad durante el embarazo. La mayoría, por complicaciones prenatales.

Algunas razones para limitar la actividad física son la preeclampsia, parto prematuro o hemorragias vaginales ya que, de acuerdo con el Congreso Americano de Obstetras y Ginecólogos, la actividad física puede devenir en complicaciones, no por la dilatación del cuello uterino sino por el peligro de estas afecciones, que puede verse incrementando gracias al ejercicio.

Pongamos por ejemplo la preeclampsia, que no es más que la hipertensión inducida por el embarazo. Esta afección puede restringir el flujo sanguíneo a la placenta y hasta provocar su desprendimiento.

En caso de que su embarazo sea normal, su médico probablemente no le pida reducir su nivel de actividad física, porque definitivamente, los ejercicios para dilatar no dilata el cuello uterino.

Comparte:

Deja tu opinión y comparte!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: